jueves, 10 de diciembre de 2009

MARLENE LOS PANTALONES DEL CINE, LAS PIERNAS DE CELULOIDE.


Marie Magdalene Dietrich, artísticamente conocida como Marlene Dietrich (Berlín, 27 de diciembre, 1901 – París, 6 de mayo, 1992),actriz y cantante alemana de nacionalidad estadounidense. Es considerada como uno de los mitos del llamado Séptimo Arte.
Marlene Dietrich tocaba el violín antes de entrar en la escuela de interpretación de Max Reinhardt en 1921. Hizo su debut en el cine dos años después (aunque los historiadores insisten en que Dietrich apareció como extra en un filme alemán de 1919). Tras empezar su carrera en películas alemanas (mientras bailaba además en coros de cabaret y en algunas obras menores), obtuvo un papel en la primera película europea sonora, El ángel azul (1930), dirigida por Josef Von Sternberg. Para esta película, Dietrich literalmente transformó su figura inicialmente robusta en una más delgada y esbelta.

Josef von Sternberg construyó en torno a Marlene Dietrich el mito de la diva, ya que le rindió pública devoción. Una vez establecido el mito, Dietrich quedó virtualmente atada a esa imagen que le daba fama y viviría toda su vida en pos del refinamiento continuo de su look.
Marlene Dietrich viajó a Hollywood para rodar Marruecos (1930), por la cual recibió su única nominación al premio Oscar. Su contribución a la historia del cine más recordada es como estrella en varios filmes dirigidos por von Sternberg a comienzos de los años 1930, tales como Capricho Imperial y Expreso de Shangai, en los cuales interpreta a femmes fatales. En Devil is a woman (El Diablo era mujer), basada en un relato de Pierre Louys, encarnó a una española, con múltiples tópicos que motivaron las protestas del gobierno de la II República española; la película fue prohibida en España.

Marlene amplía su repertorio en Arizona, Berlín Occidente y Testigo de cargo (las dos últimas, bajo la dirección de Billy Wilder), así como en Sed de mal (Touch of evil) de Orson Welles y Vencedores o vencidos, sobre los Juicios de Núremberg.

En esta última película, tiene una hermosa escena en la que pasea por la calle con el actor Spencer Tracy y escuchan como música de fondo de una taberna alemana la famosa canción Lili Marleen que ella popularizó y que ella misma traduce al inglés en la película.

Fue poseedora del título de «las piernas perfectas», tanto que fueron aseguradas por un millón de dólares. Fue la única estrella capaz de hacer sombra al colosal destello de Greta Garbo, con la que vivió una relación lésbica en su juventud. Mantuvo su vida personal alejada del público. Marlene era famosa por su pulcra apariencia, su buen vestir (impuso la moda del pantalón femenino) y su imagen de femme fatale, icono de elegancia y glamour, formando parte del jet set hollywodense.

Los pocos detalles de su vida privada provienen de su única hija, Maria Riva y de algunas fuentes no confirmadas.

Se casó con el asistente de director Rudolf Sieber, un católico que más tarde se convirtió en director de Paramount Pictures en Francia.

Maria Elisabeth Sieber (nombre de casada, Maria Riva), nació el 13 de diciembre, de 1924. Maria Riva declaró más tarde que a pesar que la respetaba como figura nunca quiso a su madre y que Marlene Dietrich vivía para, por y dentro de la imagen que se proyectaba en el espejo. María Riva demostraría en su madurez ser la crítica más punzante del mito que había construido su propia madre.

Cuando Maria Riva dio a luz a un hijo en 1948, Dietrich recibió el apodo de «la abuela más glamourosa del mundo». El gran amor de la actriz, sin embargo, fue el actor y héroe militar francés Jean Gabin. A pesar de esto, María Riva declaró que su madre jamás conoció el verdadero amor, que fue una persona muy solitaria y manipuladora.

Maria Sieber, dio a conocer una controvertida e impactante biografía de su madre, Marlene Dietrich por su hija, Maria Riva, donde destaca varias intimidades sexuales de la actriz, facetas desconocidas de ella y del ambiente hollywoodiense de la época.

Adicionalmente, Dietrich demostró ser lésbiana en algún periódo de su vida ó bisexual y tuvo romances con mujeres: Mercedes de Acosta, Dolores del Río, la leyenda Edith Piaf con la que tuvo un romance Claudette Colbert y la mítica Greta Garbo, además de muchos hombres, como Yul Brynner y Ernest Hemingway. Incluso se dijo de ella que nunca le gustó el sexo realmente, lo que quedó confirmado cuando se publicó el libro de su hija, María Sieber en el cual habla de los gustos sexuales de su famosa madre. A pesar de tener numerosos amantes, la práctica del acto sexual nunca gustó del todo a Dietrich.

1 comentario:

Malvina Soledad Brasesco dijo...

Una diva total e irrepetible. Muy lindo tú blog. Aunque yo tengo adoración por Garbo en mi blog malvimundis, la tengo muy presente. Pero Dietrich era diferente. Lo que hizo su hija fue un despropósito. Saludos desde Argentina.