miércoles, 11 de noviembre de 2009

LAS AMIGAS DE BÁRBARA.


BÁRBARA MILLER:
Cuando vi aparecer aquella caravana de color Rosa en Sonora, pensé Dios mío, un club de locas travestis, o una promoción de cosméticos de belleza. Y me equivoqué, porque Bárbara ni está loca y es algo más que belleza. Nos conocimos en el Club de Campo, ella era actriz y coincidimos en unas charlas sobre Latinoamérica, yo soy documentalista y presentaba mi último trabajo, Las pirámides humanas. Bárbara llegó con un sombrero mejicano, y unas botas texanas, parecía Doña Bárbara, la sala se volvió a la enigmática mujer, y yo pude comprobar a través de las ventanas que era la dueña de la caravana rosa. He de decir que pensé que Bárbara era una snob… y lo era, pero además era una mujer inteligentísima… me hizo las preguntas más interesantes y despiertas de toda la conferencia. Un mes después estábamos cruzando Guatemala en dirección Panamá. Hice con ella el mejor trabajo de mi historia con el que gané La Palma de Oro en Cannes, Dos en Una, un documental en el que hablamos de la problemática que vive Centroamérica, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y finalmente Panamá, como ya he comentado antes salimos de México. La echo de menos, está aquí, y está en esa película… Los amigos, las amigas siempre te hacen sentirte protagonistas de una película, y Bárbara sabe ser amiga, sabe ser la protagonista.